Los trastornos alimentarios están apareciendo a edades cada vez más tempranas1 comentario

Escrito por admin
Archivado el 28 Jun 2010 a las 3:50pm

Existe una obsesión generalizada en la sociedad por eliminar con ejercicio físico todo lo que se ha comido y para ello se puede llegar a correr, subir escaleras, estar en continuo movimiento o ir al gimnasio y practicar hasta tres deportes al mismo tiempo. Lamentablemente también va cada vez más en aumento el número de casos de niños de no más de doce años de edad que intentan eliminar toda la comida que ingieren y todo el peso que ganan mediante la actividad física de la misma manera compulsiva. Los especialistas ya están viendo incluso casos de niños a partir de seis años con problemas alimentarios como el rechazo a la comida por causas emocionales o el rechazo absoluto a comer, el síndrome de alimentación selectiva, fobias a tragar o incluso anorexias nerviosas.

Otro problema alimentario que empieza a darse con frecuencia en la edad infantil es el de los trastornos por atracón o conductas de picoteo. Junto a ello, también se detectan cada vez más casos de otros síndromes alimentarios habitualmente relacionados con una etapa posterior, la adolescencia. Es el caso de la anorexia y la bulimia nerviosa, patologías mucho más comunes entre las niñas, si bien el 10 por ciento de los casos de anorexia se dan en niños. En este sentido, durante la edad escolar, los trastornos alimentarios se dan en número parecido en niños y niñas, aunque el tipo de trastorno alimentario con obsesión compulsiva por el ejercicio físico está aumentado sobre todo en niños.

La excesiva atención cultural que se les da a los kilos de más y a los de menos puede llegar a desarrollar desórdenes alimenticios en quienes no paran de recibir el bombardeo de opiniones sobre su físico.

Un inocente “qué bueno que la nena está rebajando peso” que se junte con cierta predisposición genética puede ser el detonante para que un menor o una adolescente opte por restringir la ingesta de calorías a un nivel en que ponga en severo riesgo su salud. Y es que muchas veces son los mismos padres quienes empiezan con el bombardeo que termina con la alteración peligrosa de los patrones de alimentación de los hijos. En la mente de estos pacientes, mayormente adolescentes féminas, un halago por lo flaquita que se ve puede convertirse en el estímulo necesario para continuar una carrera contra las libras que en verdad ya no son excesivas. Empiezan a rebajar y les dicen “qué bonita te ves” y piensan que si bajan más se verán mejor cuando no es así y podemos entonces entrar de lleno en un problema de anorexia o de bulimia que a menudo suele comenzar con la búsqueda de la delgadez que recibe aprobación cultural.

Una persona que está en sobrepeso hace dieta y llega a su peso y ahí se queda, pero una persona anoréxica quiere un poquito más y un poquito más y… Con esta patología cuando se llega a la meta se quiere más y ahí es donde nace un muy serio problema. La persona asocia la comida con algo malo y se complica un asunto con un tipo de trastorno que, por ejemplo, apenas se registra en países árabes. Y es que en otras culturas las mujeres no tienen esta preocupación.

El tratamiento para este tipo de trastorno es difícil, sobre todo cuando el paciente ni siquiera acepta que tiene un problema. No es fácil. Hay que ganárselos a ellos y que traten de confiar en su terapeuta y lograr que ellos entiendan que tienen un problema real. Uno de los síntomas de la anorexia es la negación. Si no reconoces que tienes un problema, ¿qué necesidad tienes de buscar ayuda?

Perdidadepeso.NET


Temas: , , , , ,

Posiblemente también le interesará:

Recomendado
AnunciosRecupera tu pelo en semanas

1 comentario

  1. Flor dijo el 28 Junio, 2010 a las 16:44

    A mí, esto, como madre de varios niños, me tiene súper preocupada, la verdad. Y es algo que ya he visto en algunos amiguitos suyos del cole.

Deje su opinión

Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información | 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información siguiendo los enlaces.

CERRAR