top of page

Excusas Comunes en Nutrición: ¿Y Si Dejamos de Posponer Nuestra Salud?

¿Cuántas veces has prometido que 'este lunes empiezo la dieta' mientras te acabas las últimas galletas del paquete? O tal vez te has convencido de que, no importa lo que hagas, tu metabolismo es el gran villano detrás de esos kilos de más. Son excusas clásicas que todos hemos utilizado alguna vez para consolarnos frente a los deslices en nuestra alimentación.

"El lunes sin falta empiezo": El famoso mantra de quienes ven cada lunes como una nueva oportunidad... que misteriosamente se desvanece para el miércoles.

"Mi metabolismo es lento, es genético": Esta excusa es perfecta para justificar ese postre adicional. Aunque el metabolismo tiene su papel, definitivamente no es el único actor en esta obra.

"Por un día no pasa nada": La trampa del 'solo por hoy' puede convertirse en un hábito diario si no estamos atentos.

"Comer sano sale muy caro": Si bien es cierto que algunos alimentos saludables pueden ser más costosos, la realidad es que hay muchas opciones económicas y nutritivas. Las legumbres y verduras, por ejemplo, no vaciarán tu cartera.

"No tengo tiempo de cocinar": Curiosamente, siempre encontramos tiempo para ver un episodio más en Netflix, pero no para preparar una comida saludable. La buena noticia es que comer sano no tiene que ser sinónimo de pasar horas en la cocina.

"La comida sana sabe a cartón": Este mito persiste solo si no has experimentado la vasta gama de sabores que ofrece la alimentación balanceada.

"Hago ejercicio, así que puedo comer lo que sea": Aunque el ejercicio es fundamental, no es un pase libre para comer indiscriminadamente. Tu cuerpo merece los mejores nutrientes para recuperarse y fortalecerse.

"Ya lo he intentado todo": La impaciencia y la búsqueda de soluciones rápidas a menudo nos llevan a esta declaración. La realidad es que el cambio duradero requiere tiempo y compromiso.



Recordemos que el camino hacia una alimentación saludable no es una carrera de velocidad, sino un viaje de maratón. En lugar de refugiarnos en excusas, busquemos motivaciones y celebremos cada pequeño logro. Y si alguna vez te desvías, recuerda que cada día es una nueva oportunidad para retomar el camino. Lo importante es ser honestos con nosotros mismos y encontrar ese equilibrio que nos haga sentir bien.

Entonces, ¿te unes a dejar las excusas a un lado y darle una verdadera oportunidad a tu bienestar? Recuerda, el mejor momento para empezar es ahora. ¡Transformemos juntos nuestra relación con la comida

3 visualizaciones0 comentarios

תגובות


bottom of page